André Kostolany

Por Carina Fernández el dia marzo - 31 - 2014

Kostolany1Nace en Budapest, Hungría el 9 de Febrero de 1906 en el seno de una familia judía. El más joven de cuatro hermanos inicia sus estudios en Historia del Arte y Filosofía en Budapest.

Sin terminar sus estudios, su padre, un acaudalado industrial lo envía a París y lo pone en manos de un amigo que lo inicia en el mundo de las finanzas. Kostolany descubre tener un gran talento para las inversiones y nace su pasión por el mundo de la bolsa Parisina, convirtiéndose en un gran especulador y logrando grandes éxitos en su juventud durante los años 20 y 30. Fuera del mundo bursátil continuó su interés por la lectura y el arte, en especial la música que fue su fiel compañera en la toma de decisiones sobre el mercado hasta el final de su vida.

Especular a la baja se consideraba poco moral y antipatriótico, aún así durante el crash de 1929 invirtió a la baja especulando con la caída de las bolsas, enriqueciéndose grandemente mientras sus colegas y amigos perdían todo y algunos sin poder soportarlo acababan con sus vidas.

Ivar Kreuger apodado el Rey Sueco de las Cerillas, creador del holding Kreuger & Toll, controlaba las tres cuartas partes de la producción mundial de cerillas. Los países de Europa Central y Oriental estaban en gran necesidad de dinero por lo que Kreuger se los ofrece a cambio de la concesión de su producción de cerillas. Así empieza lo que pensó sería un gran negocio, pero los acontecimientos políticos en Alemania, Hungría, Polonia y otros países deudores, lo llevaron a la ruina total y al suicidio. Seguido, un crash bursátil que nuevamente significó para Kostolany grandes ganancias, aunque esta vez con la muerte de Kreuger como el mismo narra, ”supuso un impacto emocional ya que pensaba había ganado a costa de una vida humana”. Esta experiencia lo lleva a abandonar para siempre la especulación a la baja.

En 1940 los alemanes invaden Francia razón más que suficiente para que Kostolany decida mudarse a los Estados Unidos, específicamente a Nueva York, donde podía continuar con sus inversiones y disfrutar de la música y el arte en todas sus expresiones.

A los 35 años ya era director general, presidente y principal accionista de importantes empresas y a pesar de experimentar grandes pérdidas que lo llevaron casi a la ruina, siempre logró recuperarse y reconstruir su imperio y fortuna.

Tras la Segunda Guerra Mundial invirtió fuertemente en la reconstrucción de Alemania comprando títulos a 250 francos franceses. Con el posterior auge económico el precio de esos bonos cotizaba a 35,000 incrementando enormemente su fortuna.

Para las inversiones confiaba solamente en su instinto y no tomaba en cuenta el análisis técnico. En sus años dorados decide compartir su experiencia participando como expositor en seminarios abiertos al público. Los primeros no lograron gran concurrencia pero gracias a su encanto y domino de la materia rápidamente conquistó miles de seguidores lo que lo llevó a exponer sus enseñanzas en universidades y empresas de gran prestigio.

Los cuestionamientos de los participantes le proporcionaron gran material que inspiró la publicación de su obra “Estrategia Bursátil”. Escribió un gran total de 13 libros traducidos a varios idiomas y con gran éxito internacional. Recibió innumerables galardones y reconocimientos y hasta su muerte en París, a los 93 años el 14 de septiembre de 1999, escribió para periódicos y revistas en Francia y Alemania.

A continuación extractos de su libro “El Fabuloso Mundo del dinero y la Bolsa”.

En el prólogo escribió: “Sólo el idioma alemán llama al ganar dinero ‘verdienen’, que podría traducirse como ‘merecerlo, conseguirlo con el propio esfuerzo’. Los franceses (y los españoles) lo ‘ganan’, los ingleses lo ‘cosechan’ (earn), los norteamericanos lo ‘hacen’ (make money) y los pobres húngaros lo ‘buscan’. El ganar dinero mereciéndolo (verdienen) puede incluso convertirse en un placer cuando se recibe a cambio de una actividad que se realiza con agrado y diversión”.

“Si los especuladores no existiéramos, tendrían que inventarnos”.

“Balzac escribió en su tratado sobre La vida elegante que hay tres tipos de seres humanos: los que trabajan, los que piensan y los que no hacen nada. El autentico especulador es el hombre que piensa aunque muchos creen que no trabaja”.

“Pero, ¿qué es realmente la ciencia bursátil?
La verdadera ciencia, el verdadero conocimiento bursátil, es lo que queda cuando ya se han olvidado todos los detalles (la misma definición de cultura). No es preciso saberlo todo sino comprenderlo todo para, en el momento preciso, conocer el significado exacto de sus consecuencias y obrar de manera adecuada. Es preciso captar todos los acontecimientos, como haría un radar e interpretar correctamente sus indicaciones y consecuencias y ¡pensar por cuenta propia!”
“Los movimientos a largo plazo para preverlos no hace falta ser un especialista en la Bolsa sino un futurólogo.
A corto plazo, la Bolsa se comporta como un alcohólico: cuando está borracho reacciona de modo inesperado y sorprendente; con frecuencia recibe con lágrimas las buenas noticias y se ríe de las malas.”
Citas notables:
“El jugador de Bolsa es el táctico; el especulador, el es¬tratega. Cuando uno se traslada al terreno del otro, no tendrá éxito en ninguno de los dos”.

“El que en la Bolsa se conforma con poco, no es digno de ganar mucho”.

“No hay que seguir los acontecimientos con los ojos, sino con la cabeza”.
“Sólo puede entender los problemas de la Bolsa el que los ha vivido con su propia experiencia”.

“¿Cómo se vuelve uno especulador? Como una joven ino¬cente llega a la más antigua de las profesiones de la huma¬nidad: se comienza por curiosidad, se continúa por diversión y se acaba haciéndolo por dinero”.


 

DISCLAIMER

La información aquí contenida no constituye en modo alguno una oferta de compra o de venta de un instrumento financiero o una propuesta en materia de inversión por parte de alguna persona o entidad. Todas las opiniones expresadas están sujetas a modificaciones sin previa notificación. El contenido de esta página sólo muestra la opinión personal de cada autor y no constituye asesoramiento de índole alguno. Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión.

 

AL COMENTAR

Las opiniones aquí emitidas son responsabilidad de nuestros lectores; en ningún caso reflejan la opinión, criterio o posición de www.cafebursatil.com, sin embargo nos reservamos el derecho de eliminar/filtrar o editar todo aquel comentario que incumpla con los siguientes términos de uso:

 

  • NO está permitido utilizar un lenguaje irrespetuoso o injurioso, ni que atente contra la honra de terceras personas.
  • NO está permitido promover sitios, servicios o negocios.
  • Todos los comentarios deben estar relacionados con la temática de la nota o artículo correspondiente.
  • Por respeto a los demás lectores, no está permitido escribir los comentarios en mayúscula cerrada.

 

Categorías: Biografias

Una respuesta

  1. Juan Pérez dice:

    Muy interesante la biografía de André Kostolany. Gracias por publicarlo.

Escriba su comentario

Usted debe estar logueado para escribir un comentario.